Biografía de Oscar Medina

images

Oscar Medina nació en la ciudad de Mexicali, Baja California, en el país de México. Allí creció, rodeado de una gran familia de músicos y cantantes. Trece hermanos en total, de los cuales el es décimo. Fueron sus padres, Martín y María Medina, quienes le inculcaron el amor por la música y el canto, haciéndole participar en todo tipo de eventos musicales e introduciéndole a la radio y televisión local. Fue en 1975, teniendo Oscar trece años de edad, que la familia Medina emigró a los Estados Unidos, como muchas otras familias mexicanas, en busca de una mejor vida. En ese mismo año, casi toda la familia Medina se convirtió al evangelio y vino un hermoso cambio a la vida de Oscar.

El hizo su decisión por seguir a Cristo a los trece años de edad. A los dieciocho años, sin haber recibido ninguna educación en cuanto a composición, escribe su primera canción cristiana en 1980 titulada “El Día Que Vine A El”. Junto a sus hermanos; Gilberto, Enrique, Martín, Patricia y Elvia, formaron el grupo “Los Hermanos Medina” y recorrieron los estados de California, Arizona, Nuevo México y Texas, así como varias importantes ciudades de México durante los años de 1980 a 1985. Junto con ellos grabó dos discos: “Hermanos Medina” y “Tesoros”. Dios le inspiró a escribir más de doscientas composiciones que lo llevarían a realizar su primera grabación como solista, “Corazones De Piedra”, en 1985. Después de esta se han producido ocho más, en las cuales incluye 92 canciones de su autoría. Estas son: “El Poder De La Oración”, “El Amor Llegó”, “Si Tienes Fe”, “Hermano Mío”, “Camina Conmigo Jesús”, “No Andarás En Soledad”, “Marinero” y “Pensando En Ti”

Se formó la corporación Sembrador Producciones en 1989, por medio de la cual se distribuyen sus grabaciones a cualquier parte del mundo.

Por treinta años, Oscar Medina ha seguido firme en el llamado que Dios le hizo, compartiendo el evangelio de Jesucristo por medio del canto. Dios ha a usado sus canciones para impartir de Su bendición a millones de personas. Estas se escuchan en la radio y televisión cristiana de todo Ibero América, asi como en medios sociales como YouTube donde ya los numeros de views de sus videos alcanzan hasta los 5.5 millones. El enfoque primordial es presentar el evangelio de Jesús y aportar a la restauración de los valores cristianos y morales de la familia y de la sociedad por medio de la realización de Conciertos Evangelísticos llamados “Conciertos Por La Paz”. Estos conciertos le han permitido cantarle a centenares de miles de personas, tanto en las grandes capitales, así como en los pequeños pueblos, provincias y departamentos de los países de habla hispana. Decenas de miles de personas han aceptado a Jesús como su Salvador y miles de hogares han encontrado reconciliación y restauración. Igual de importante es el hecho de que Oscar, a través de los conciertos, ha ayudado a recaudar fondos para un grande número de proyectos que han beneficiado a una gran cantidad de Iglesias, emisoras, televisoras y organizaciones benéficas. En esta era moderna mas de 5 millones de personas han visto y escuchado sus canciones por medio de medios como YouTube y muchos otros plataformas sociales.

Oscar ha ministrado con ministerios conocidos y respetados como: La Asociación de Billy Graham “NACIE CONVENTION”, Franklim Graham “Festival de Esperanza”, Alberto Motessi, Luis Palau, Yiye Avila, Carlos Anacondia, Apostol Claudio Freidzon, Marcos Witt (Iglesia Lakewood), Apostol Eduardo Cañas “Manantial De Vida Eterna” en Colombia, Apostol Erwin Alvarez, (Comunidad Misionera Hosanna) en Panama, Alberto Delgado “Alfa Y Omega” en Miami, Danny De Leon “El Calvario” en Santa Ana, CA, Apostol Misael Argeñal “Ministerio La Cosecha” en Honduras, Ministerio Verdad y Vida en Medellin, Colombia, Hombres De Negocio Del Evangelio Completo y muchos otros mas.

Hace poco más de un año, Oscar Medina comenzó una nueva vida, una nueva etapa, a raíz de una difícil situación de salud que lo marcó. Tras sentir unas molestias en la parte superior de la espalda, y que luego se convirtieron en fuertes dolores, Oscar acudió al médico. Lo enviaron a realizarse unas imágenes de resonancia magnética (IRM), y quedó en espera de los resultados. Al par de días, en diciembre de 2004, mientras trabajaba junto a su esposa, Nilda, en las oficinas de Sembrador Producciones, el eje central de su ministerio, reciben una llamada telefónica. Era de parte de una doctora. Él nos cuenta que Nilda respondió, y la doctora procedió a informar los resultados que arrojaron las tomas de resonancia. Sucedió que le descubrieron un tumor en la cervical y, que en términos médicos, se conoce como un tumor intramedular. “Hemos encontrado un tumor en la médula espinal de su esposo. Es inopera­ble. Y, si acaso, lo podrán tratar con radiación, pero no le podemos asegurar nada”, así dijo la doctora, “con una frialdad y apatía que nosotros no entendimos ni entendemos hasta el momento”, destacó Oscar.

Nilda fue quien tuvo que darle la fatal noticia a Oscar. Una vez volteó el rostro, Oscar se percató de que lo que le iba a decir distaba mucho de ser un buen resultado. “Me di cuenta que ella tenía una terrible noticia que darme”, nos confiesa. “Me esperaba algo serio, pero ¡no tan serio como un tumor dentro de la médula espinal! Quizás fuera de la médula espinal, pero ¡dentro¡ la verdad, no.” Su esposa, con dolor en el alma, le repitió lo que la doctora había dicho. A Oscar le pasó lo que muchos han relatado y películas han recreado: la vida le pasó por delante mentalmente. Sintió una sensación extraña, nunca antes experimentada. Oscar esperaba que, por tener unos padres ya ancianos y saludables, él llegaría a la ancianidad totalmente saludable. “Cuando me dan esa noticia, yo te aseguro que vi una película de mi vida pasar por delante de mí, y yo sentí que me iba a morir en ese mismo día.” Nilda se dio cuenta de lo afectado que demostró estar Oscar, y con mucha firmeza, mirándolo a los ojos, le dijo: “Tú no le creas a esa doctora, que ella no sabe lo que está hablando”. Y, por un instante, nos comenta Oscar que pensó y le respondió: “Pero tú tampoco [sabes]“. Ninguno de los había escuchado anteriormente sobre esa condición. No obstante, Oscar nos afirma que entendió que fue el mismo Espíritu Santo quien habló, pues al instante de sentir que iba a morir, clamó a Dios por misericordia, y al Espíritu Santo que le diera paz y control de sus emociones y sentimientos.

Toda esta situación se dio en el período de la pla­nificación de la celebración de los veinticinco años de aniversario del ministerio de Oscar Medina, pero las cosas tomaron otro giro. En cambio, lo que se comenzó fue la planificación de la búsqueda de médicos especialistas para ver cómo se trataría la delicada salud de este siervo del Señor. Las posibilidades que le daba la ciencia a Oscar era que, de haber una intervención quirúrgica, podía quedar cuadrapléjico o morir.

Juan Carlos Fernández, mejor conocido como Rabito, es un gran amigo de Oscar. A instancias de Rabito, Oscar hizo público la noticia de su estado de salud. La gente se desbordó en atenciones con Oscar, pues recibió muchas oraciones y notas de aliento. Una de las cosas que más le conmovía a Oscar era los mensajes que recibía a través de su correo electrónico. Muchos de éstos contenían frases de sus mismas canciones. Oscar sostiene que solía llorar y dar gracias a Dios luego de leer esos mensajes. “Gracias Señor, porque no he pasado estos veinticinco años minis­trando en vano”, recuerda decirle a Dios.

Tomó la determinación de someterse a la ope­ración. Resultó ser todo un éxito. El tumor era uno benigno y, ¡gloria a Dios!, fue cien por ciento eliminado. En tres días, se levantó, y optó por dar testimonio del milagro en su vida. Después de regresar a su hogar, este ministro de la música sacra nos relata que el Señor lo inspiró a escribir la canción “Fue su poder”. Oscar determinó grabar un DVD que incluyera dicha canción y que no estuviese a la venta, pues no quería que formase parte del mercado. En cambio, lo que deseaba era obsequiar el DVD, con el propósito de dar a cono­cer su testimonio a los demás.

“Necesito que esto no se venda”, señaló Oscar de manera contundente. “De gracia recibí y de gracia quiero dar”. Y es que Oscar quiere que las personas que estén pasando por alguna situación similar de salud, encuentren consuelo en ese vídeo, con esa canción.

Como cristiano y figura pública, Oscar Medina dio a conocer su parte humana, cuando se enteró del estado de salud tan devastador que le informó su médico. Gracias a las oraciones de la misma gente que Oscar ministró a través sus canciones, él pudo obtener fortaleza y aliento. El pueblo cristiano le manifestaba la gran esperanza y ánimo que recibió de parte de él en momentos de desesperanza y desiertos espirituales a través de su música. Por esa reciprocidad, Oscar estaba eternamente agradecido. Esa misma gente fue la que le brindó apoyo moral y fortaleza espiritual, mediante el sinnúmero de oraciones que elevaron para él.

Los resultados del reestablecimiento de la salud de Oscar fueron formidables. El cantautor sostiene que desde muy jovencito aprendió a servirle al Señor, a confiar en Él. Nos dice: “Gracias a Dios que tuve un pastor que me enseñó a orar mucho. Precisamente de ahí [de ese hecho] fue que surgió la canción que compuse de El poder de la oración, la cual ha gustado mucho en Latinoamérica. Siempre he encontrado un refugio seguro en la oración, en la fe, en Dios y en su Palabra.

Oscar Medina radica en el estado de California donde también están sus oficinas en la ciudad de Ontario.

Author
By
@
Iphone
Iphone
Android
Android
Blackberry
Blackberry

FRECUENCIAS EN FM 94.9 Tegucigalpa; 91.9 Zona Oriental; 94.7 Zona Central; 102.3 Zona Sur; 102.1 Bajo Aguan y 101.5 La Ceiba

STAFF

Director
Max Cerna
Max Cerna y Sthepanie Rivera
Katherin Vasquez
  • Director

¿Por qué escucha HCH RADIO?

View Results

Loading ... Loading ...
Iphone
Iphone
Android
Android
Blackberry
Blackberry

FRECUENCIAS EN FM 94.9 Tegucigalpa; 91.9 Zona Oriental; 94.7 Zona Central; 102.3 Zona Sur; 102.1 Bajo Aguan y 101.5 La Ceiba

STAFF

Director
Max Cerna
Max Cerna y Sthepanie Rivera
Katherin Vasquez
  • Director

¿Por qué escucha HCH RADIO?

View Results

Loading ... Loading ...

Biografía de Oscar Medina

images 10th octubre, 2014

Oscar Medina nació en la ciudad de Mexicali, Baja California, en el país de México. Allí creció, rodeado de una gran familia de músicos y cantantes. Trece hermanos en total, de los cuales el es décimo. Fueron sus padres, Martín y María Medina, quienes le inculcaron el amor por la música y el canto, haciéndole participar en todo tipo de eventos musicales e introduciéndole a la radio y televisión local. Fue en 1975, teniendo Oscar trece años de edad, que la familia Medina emigró a los Estados Unidos, como muchas otras familias mexicanas, en busca de una mejor vida. En ese mismo año, casi toda la familia Medina se convirtió al evangelio y vino un hermoso cambio a la vida de Oscar.

El hizo su decisión por seguir a Cristo a los trece años de edad. A los dieciocho años, sin haber recibido ninguna educación en cuanto a composición, escribe su primera canción cristiana en 1980 titulada “El Día Que Vine A El”. Junto a sus hermanos; Gilberto, Enrique, Martín, Patricia y Elvia, formaron el grupo “Los Hermanos Medina” y recorrieron los estados de California, Arizona, Nuevo México y Texas, así como varias importantes ciudades de México durante los años de 1980 a 1985. Junto con ellos grabó dos discos: “Hermanos Medina” y “Tesoros”. Dios le inspiró a escribir más de doscientas composiciones que lo llevarían a realizar su primera grabación como solista, “Corazones De Piedra”, en 1985. Después de esta se han producido ocho más, en las cuales incluye 92 canciones de su autoría. Estas son: “El Poder De La Oración”, “El Amor Llegó”, “Si Tienes Fe”, “Hermano Mío”, “Camina Conmigo Jesús”, “No Andarás En Soledad”, “Marinero” y “Pensando En Ti”

Se formó la corporación Sembrador Producciones en 1989, por medio de la cual se distribuyen sus grabaciones a cualquier parte del mundo.

Por treinta años, Oscar Medina ha seguido firme en el llamado que Dios le hizo, compartiendo el evangelio de Jesucristo por medio del canto. Dios ha a usado sus canciones para impartir de Su bendición a millones de personas. Estas se escuchan en la radio y televisión cristiana de todo Ibero América, asi como en medios sociales como YouTube donde ya los numeros de views de sus videos alcanzan hasta los 5.5 millones. El enfoque primordial es presentar el evangelio de Jesús y aportar a la restauración de los valores cristianos y morales de la familia y de la sociedad por medio de la realización de Conciertos Evangelísticos llamados “Conciertos Por La Paz”. Estos conciertos le han permitido cantarle a centenares de miles de personas, tanto en las grandes capitales, así como en los pequeños pueblos, provincias y departamentos de los países de habla hispana. Decenas de miles de personas han aceptado a Jesús como su Salvador y miles de hogares han encontrado reconciliación y restauración. Igual de importante es el hecho de que Oscar, a través de los conciertos, ha ayudado a recaudar fondos para un grande número de proyectos que han beneficiado a una gran cantidad de Iglesias, emisoras, televisoras y organizaciones benéficas. En esta era moderna mas de 5 millones de personas han visto y escuchado sus canciones por medio de medios como YouTube y muchos otros plataformas sociales.

Oscar ha ministrado con ministerios conocidos y respetados como: La Asociación de Billy Graham “NACIE CONVENTION”, Franklim Graham “Festival de Esperanza”, Alberto Motessi, Luis Palau, Yiye Avila, Carlos Anacondia, Apostol Claudio Freidzon, Marcos Witt (Iglesia Lakewood), Apostol Eduardo Cañas “Manantial De Vida Eterna” en Colombia, Apostol Erwin Alvarez, (Comunidad Misionera Hosanna) en Panama, Alberto Delgado “Alfa Y Omega” en Miami, Danny De Leon “El Calvario” en Santa Ana, CA, Apostol Misael Argeñal “Ministerio La Cosecha” en Honduras, Ministerio Verdad y Vida en Medellin, Colombia, Hombres De Negocio Del Evangelio Completo y muchos otros mas.

Hace poco más de un año, Oscar Medina comenzó una nueva vida, una nueva etapa, a raíz de una difícil situación de salud que lo marcó. Tras sentir unas molestias en la parte superior de la espalda, y que luego se convirtieron en fuertes dolores, Oscar acudió al médico. Lo enviaron a realizarse unas imágenes de resonancia magnética (IRM), y quedó en espera de los resultados. Al par de días, en diciembre de 2004, mientras trabajaba junto a su esposa, Nilda, en las oficinas de Sembrador Producciones, el eje central de su ministerio, reciben una llamada telefónica. Era de parte de una doctora. Él nos cuenta que Nilda respondió, y la doctora procedió a informar los resultados que arrojaron las tomas de resonancia. Sucedió que le descubrieron un tumor en la cervical y, que en términos médicos, se conoce como un tumor intramedular. “Hemos encontrado un tumor en la médula espinal de su esposo. Es inopera­ble. Y, si acaso, lo podrán tratar con radiación, pero no le podemos asegurar nada”, así dijo la doctora, “con una frialdad y apatía que nosotros no entendimos ni entendemos hasta el momento”, destacó Oscar.

Nilda fue quien tuvo que darle la fatal noticia a Oscar. Una vez volteó el rostro, Oscar se percató de que lo que le iba a decir distaba mucho de ser un buen resultado. “Me di cuenta que ella tenía una terrible noticia que darme”, nos confiesa. “Me esperaba algo serio, pero ¡no tan serio como un tumor dentro de la médula espinal! Quizás fuera de la médula espinal, pero ¡dentro¡ la verdad, no.” Su esposa, con dolor en el alma, le repitió lo que la doctora había dicho. A Oscar le pasó lo que muchos han relatado y películas han recreado: la vida le pasó por delante mentalmente. Sintió una sensación extraña, nunca antes experimentada. Oscar esperaba que, por tener unos padres ya ancianos y saludables, él llegaría a la ancianidad totalmente saludable. “Cuando me dan esa noticia, yo te aseguro que vi una película de mi vida pasar por delante de mí, y yo sentí que me iba a morir en ese mismo día.” Nilda se dio cuenta de lo afectado que demostró estar Oscar, y con mucha firmeza, mirándolo a los ojos, le dijo: “Tú no le creas a esa doctora, que ella no sabe lo que está hablando”. Y, por un instante, nos comenta Oscar que pensó y le respondió: “Pero tú tampoco [sabes]“. Ninguno de los había escuchado anteriormente sobre esa condición. No obstante, Oscar nos afirma que entendió que fue el mismo Espíritu Santo quien habló, pues al instante de sentir que iba a morir, clamó a Dios por misericordia, y al Espíritu Santo que le diera paz y control de sus emociones y sentimientos.

Toda esta situación se dio en el período de la pla­nificación de la celebración de los veinticinco años de aniversario del ministerio de Oscar Medina, pero las cosas tomaron otro giro. En cambio, lo que se comenzó fue la planificación de la búsqueda de médicos especialistas para ver cómo se trataría la delicada salud de este siervo del Señor. Las posibilidades que le daba la ciencia a Oscar era que, de haber una intervención quirúrgica, podía quedar cuadrapléjico o morir.

Juan Carlos Fernández, mejor conocido como Rabito, es un gran amigo de Oscar. A instancias de Rabito, Oscar hizo público la noticia de su estado de salud. La gente se desbordó en atenciones con Oscar, pues recibió muchas oraciones y notas de aliento. Una de las cosas que más le conmovía a Oscar era los mensajes que recibía a través de su correo electrónico. Muchos de éstos contenían frases de sus mismas canciones. Oscar sostiene que solía llorar y dar gracias a Dios luego de leer esos mensajes. “Gracias Señor, porque no he pasado estos veinticinco años minis­trando en vano”, recuerda decirle a Dios.

Tomó la determinación de someterse a la ope­ración. Resultó ser todo un éxito. El tumor era uno benigno y, ¡gloria a Dios!, fue cien por ciento eliminado. En tres días, se levantó, y optó por dar testimonio del milagro en su vida. Después de regresar a su hogar, este ministro de la música sacra nos relata que el Señor lo inspiró a escribir la canción “Fue su poder”. Oscar determinó grabar un DVD que incluyera dicha canción y que no estuviese a la venta, pues no quería que formase parte del mercado. En cambio, lo que deseaba era obsequiar el DVD, con el propósito de dar a cono­cer su testimonio a los demás.

“Necesito que esto no se venda”, señaló Oscar de manera contundente. “De gracia recibí y de gracia quiero dar”. Y es que Oscar quiere que las personas que estén pasando por alguna situación similar de salud, encuentren consuelo en ese vídeo, con esa canción.

Como cristiano y figura pública, Oscar Medina dio a conocer su parte humana, cuando se enteró del estado de salud tan devastador que le informó su médico. Gracias a las oraciones de la misma gente que Oscar ministró a través sus canciones, él pudo obtener fortaleza y aliento. El pueblo cristiano le manifestaba la gran esperanza y ánimo que recibió de parte de él en momentos de desesperanza y desiertos espirituales a través de su música. Por esa reciprocidad, Oscar estaba eternamente agradecido. Esa misma gente fue la que le brindó apoyo moral y fortaleza espiritual, mediante el sinnúmero de oraciones que elevaron para él.

Los resultados del reestablecimiento de la salud de Oscar fueron formidables. El cantautor sostiene que desde muy jovencito aprendió a servirle al Señor, a confiar en Él. Nos dice: “Gracias a Dios que tuve un pastor que me enseñó a orar mucho. Precisamente de ahí [de ese hecho] fue que surgió la canción que compuse de El poder de la oración, la cual ha gustado mucho en Latinoamérica. Siempre he encontrado un refugio seguro en la oración, en la fe, en Dios y en su Palabra.

Oscar Medina radica en el estado de California donde también están sus oficinas en la ciudad de Ontario.

By
@